El pre candidato a concejal por el Frente Justicialista, Fernando “Chino” Rosúa, presentó en conferencia de prensa el trabajo realizado durante los últimos dos años por el Observatorio Social del Transporte, espacio no gubernamental del que forma parte, y desde el que recaba información empírica para monitorear el sistema local. En ese marco valoró: “no sólo las denuncia que efectuamos de graves irregularidades, e incumplimientos cotidianos, que deterioran el servicio que se le brinda a los usuarios, si no también haber tenido una clara vocación propositiva en aras de mejorar el transporte público rosarino y metropolitano”. “Sin embargo la actitud de Fein y sus funcionarios del área fue la de ningunearnos”, agregó.
 
Rosúa ejemplificó con algunas denuncias realizadas desde el Observatorio en base a mediciones obtenidas en la calle: “demostramos el retiro masivo de unidades de distintas líneas del TUP, y directamente el cese del servicio nocturno en más de 20 barrios; dimos números sobre la baja cantidad de unidades con aire acondicionado funcionando en temporada estival, y del incumplimiento flagrante de las exigencias del pliego en materia de unidades accesibles para personas con movilidad restringida; preanunciamos los inconvenientes en materia movilidad que traería el traslado masivo de líneas de colectivos a las calles Santa Fe, Maipú y Laprida, y el tiempo nos terminó dando la razón; y fuimos a la Justicia para frenar las cocheras subterráneas en la puerta de la estación Rosario Central, que debe ser preservada para convertirse en cabecera de un recuperado sistema de transporte ferroviario de pasajeros regional”. 
 
“Pero no nos quedamos en la crítica”, señaló el ex edil peronista, “claramente venimos expresando que hoy Rosario necesita un sistema de transporte multimodal que le sume a los colectivos, taxis y remises, otros servicios imprescindibles para una metrópolis en la que conviven y se movilizan millones de personas diariamente, como los trenes de cercanía”, y anunció “la continuidad de la intensa campaña de movilización de la opinión pública local y regional en aras del retorno de los trenes metropolitanos, que hasta ahora incluyó acciones de difusión callejera, presentación de ordenanzas tendientes a la preservación de áreas ferroviarias y la realización de una Audiencia Pública, que resultó un punto de inflexión en la lucha por alcanzar tan preciado anhelo”.
 
Con respecto al servicio de colectivos, Rosúa señaló: “en el 2015 la Municipalidad perdió una oportunidad histórica, la de recuperar para sí el control del servicio y gestionarlo íntegramente desde el Estado, y se embarcó de nuevo en un proceso licitatorio que repite las deficiencias de un sistema que en los últimos 20 años perdió un 40% de usuarios y un 40% de kilometros recorridos”,agregó que “este es el resultado de la presencia de actores privados en la prestación de un servicio que hoy no ofrece ganancias si se presta tal cual lo exigen los pliegos y las necesidades de los rosarinos: para que el empresario pueda alcanzar los dividendos esperados, termina retirando unidades de la calle, resintiendo las frecuencias, sacándose de encima recorridos que no lo rinden, o dejando sin servicio a barrios enteros en horario nocturno”.
Por último Rosúa detalló propuestas del Observatorio Social del Transporte tramitadas por vía legislativa por el concejal Eduardo Toniolli, otro de los integrantes del organismo, “como el reingreso de colectivos a distintos barrios, por ejemplo la Zona Cero, la identificación trasera y lateral de líneas, la creación del Mapa Interactivo del TUP para controlar en tiempo real la ubicación de todas las unidades, la creación del ‘Movi Taxi’, las mejoras en el ‘Cuándo llega’, un Plan Integral de Troles, y otras propuestas que pueden parecer pequeñas, pero que demuestran que desde el Concejo se puede trabajar para mejorar el transporte público”.